5 formas de apoyar tu salud mental mientras trabajas de forma remota

5 formas de apoyar tu salud mental mientras trabajas de forma remota

Comparte este artículo

¿Alguna vez te imaginaste trabajando desde casa? Con el transcurso del tiempo muchas cosas a las que estábamos acostumbrados han cambiado y seguirán cambiando o modificándose, y lo único que nos queda por hacer es seguir adaptándonos a las diversas situaciones, en pocas palabras “El miedo en este momento es rampante debido a lo desconocido” menciona la psicóloga Lori Whatley. Sin embargo, nadie ve la otra cara de la moneda que para muchas personas juega en contra, ya que la mezcla de estrés, temor y otras emociones fuertes, y las exigencias de la vida familiar y gremial tienen la posibilidad de perjudicar la salud psicológica. Entonces ¿cómo mantener tu salud mental mientras trabajas de forma remota?

1. Crea un espacio de trabajo de agrado a ti

Un lugar o espacio de trabajo cómodo y agradable es indispensable ya que pasarás un largo tiempo realizando tu trabajo por lo cual podrás escoger ya bien sea una habitación, una sala o un espacio abierto, todo con tal puedas tener una mente activa, positiva y productiva durante el día. Evita confundir la comodidad de tu mente y cuerpo con una totalidad relajación física, por ende, no establezcas un sillón o tu cama como espacio laboral. Aspira asociar tu trabajo solo a esta zona específica puesto que de esta forma el efecto en tu salud psicológica va a ser menor.

2. Establece una rutina con límites de horarios

Cuando hablamos de límites de horarios nos referimos al antes, el durante y el después. Crea una rutina antes de entrar a tu hora de trabajo, es decir, establece un horario para levantarte, puedes tomar una tasa de café o de tu preferencia, crear un hábito de ejercicio o realizar una actividad de tu gusto, todo para una relajación mental y de este modo entrar con una mente despejada.

Posterior a esto, también vas definir unos horarios laborales, una hora de entrada y de salida; por eso es importante el paso uno ya que al estableces un lugar de trabajo podrás también establecer tu horario de trabajo ya que es fundamental que al concluir tu jornada de trabajo no te sientas obligado a continuar conectado. Tu hora de almuerzo es fundamental puesto que es un espacio y un tiempo que el cuerpo lo necesita y no te puedes cohibir de esta parte tan esencial, el comer tranquilo y sin afanes.

Cuando termines tu hora de trabajar has los mismo que haces antes de trabajar, hacer una rutina de tu conveniencia o realizar tareas de la casa que veas necesarias. Podrás invertir entre tu rutina y los qué haceres entre el “antes” de entrar a trabajar o el “después”.

3. Evita confundir la distancia social al aislamiento social

Para muchas personas es importante mantener una interacción y estar rodeada de un ambiente social, lo que implica que seguramente hayas tenido un aislamiento social y que esto esté perjudicando tu salud mental. Por esta razón podrás usar chats grupales o video llamadas con tus amigos o tu pareja para salir de esa monotonía, e incluso aprovecha las conversaciones con tus compañeros de trabajo para entablar una conversación distinta. Sin embargo, esto no sea suficiente si eres una persona que estaba acostumbrada a salidas constantes, a planes con amigos o tu pareja, y es allí donde este espacio reducido esté afectando tu tranquilidad, paz y salud mental, por eso no te abstengas de mantenerte encerrado y por el contrario busca planes para realizar con tus seres queridos, sin dejar a un lado las medidas de seguridad y prevención.

4. Tienes derecho a un break

Como en cualquier ambiente de trabajo, tomarse descansos es drásticamente fundamental para relajar el cerebro y el cuerpo humano. Una caminata de 10 minutos a media mañana, tomar un refrigerio o bebida, estirar por 5 minutos, dialogar con un amigo o integrante de la casa ayudarán a despejar la mente y el cuerpo; independientemente de tu preferencia, ten en cuenta desconectar cada cierto tiempo. Se ha comprobado que las pausas mejoran de manera significativa la productividad y la función de concentración de una persona, además de ser productivo para la salud psicológica, por lo cual tomar descansos recurrentes sea para estirarse, levantarse o tomar un café, ha de ser un hábito importante.

5. No te abstengas de requerir ayuda si lo necesitas

Tal vez en algún momento te has preguntado “¿qué me sucede?” y es porque sabes que esa persona no eres tu y no es tu comportamiento usual. Seguramente has experimentado exceso de estrés, ansiedad, miedo o presión por causa del trabajo o del ambiente en que estás rodeado, por esta razón no dudes en pedir ayuda a un amigo de confianza, un familiar, a un centro de salud, al personal profesional de tu empresa para evitar que el problema aumente y se salga de las manos. Ahora más que nunca, las organizaciones no tienen la posibilidad de dejar que su compromiso con la salud y confort de sus empleados se debilite frente a el caso de enfermedad pandémica mundial que estamos experimentando.

Aunque haya cambiado nuestra forma o método de laborar no quiere decir que no debamos cuidar nuestra salud mental y en estos momentos es cuando más necesitamos mantenernos saludables y seguir otros consejos que aportarán a nuestra vida personal y laboral.

Explora más contenidos