La importancia del lenguaje en el liderazgo | Oficinas Virtuales Bogotá

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

La importancia de la comunicación en el liderazgo

El liderazgo en cualquier área requiere de un gran esfuerzo, ya que la inteligencia emocional y la forma de comunicarse juegan un papel muy importante, visto que pueden influir en la productividad y moral de cualquier persona. Asimismo, los auténticos líderes, no solo son personas con un alto nivel de conocimiento y experticia, si no que también poseen la capacidad de comunicarse asertiva y empáticamente con su equipo.

Según el consultor de negocios y orador motivacional Kenneth Blanchard “la clave para el liderazgo exitoso, es la influencia y no la autoridad” dicho de otro modo, la manera de liderar o de expresarse hacia un equipo repercute en la prosperidad de la empresa, ya que estos al sentirse afectados, bajan su productividad, se presentan conflictos de cualquier índole y hay una gran desmotivación. Igualmente, en “El pequeño libro de la influencia y la persuasión” del formador motivacional Javier Luxor, se declara que el lenguaje es un componente fundamental del liderazgo y demanda toda nuestra atención.

Por otro lado, cualquier líder que realmente desee conectar con su equipo, debe saber escuchar, esta es una habilidad clave a la hora de tener una buena comunicación. Asimismo, una parte esencial del liderazgo es el autoconocimiento y autodominio de las emociones, debido a que en la resolución de problemas siempre será necesario tener una actitud analítica, valorativa y empática.

Paralelamente, Daniel Goleman y Richard Boyatzis en su libro “El Líder Resonante Crea más” indican la importancia de la comunicación asertiva o lenguaje (verbal y no verbal) como ejes trascendentales en el funcionamiento de un equipo. También acuñan al término “líder resonante” cuya persona cuyo lenguaje y acciones son capaces de motivar e influir en su equipo, creando un gran compromiso entre todos; muchas veces no se tiene en cuenta el impacto que tiene del lenguaje hasta que vemos las consecuencias que estos generan.

Entonces, ¿Cómo podemos ser buenos líderes?

Autoanálisis:

Primero que todo, se debe iniciar con un autoanálisis, cuando analizamos nuestro lenguaje verbal y no verbal, reconocemos nuestros puntos débiles y fuertes, y sabemos por dónde empezar a actuar.

Saber escuchar:

Es sumamente importante saber escuchar, muchas veces se oye, pero no se escucha, es decir, no se comprende el mensaje y esto repercute enormemente en la manera que como líder se responde y/o actúa frente a cualquier asunto. Además, mejora el ambiente de trabajo, las relaciones interpersonales y es una forma de aprender unos de otros.

Motivación:

Es bien conocido que un buen líder es el que sabe motivar a su equipo, el que genera confianza en ellos y los alienta a la acción, a tomar riesgos y, ante todo, el que en tiempos difíciles apoya y anima a su equipo.

Empatía:

La empatía es un valor esencial para ser un buen líder, debido a que garantiza la buena comunicación entre el líder y su equipo. Se crea un sentimiento de  valoración y comprensión, creando lazos más fuertes en el grupo y un ambiente positivo y colaborador.

Palabras mágicas:

El uso de las palabras mágicas, como gracias, perdón, por favor, son de gran ayuda, aunque son palabras muy simples, tienen una gran relevancia en la interacción entre el líder y su equipo.

Asumir los errores en equipo:

En este punto es en el que más se falla, ya que siempre se tiende a usar un lenguaje fuerte, culpabilizando o realizando críticas ofensivas. Sin embargo, es necesario que, como líder o cabeza de grupo, las críticas o valoraciones sean constructivas y se motive al equipo a dar solución a las problemáticas y ejecutar un trabajo de calidad.

Hacer coaching:

Muchas veces se da por sentado que los integrantes de nuestro equipo deben saber todo o que cuentan con las mismas habilidades, pero esto no es así, es bueno que, como líder analice los puntos fuertes de su grupo y haga un tipo de retroalimentación y entrenamiento, mejorando de esta forma la calidad de su trabajo y la comunicación entre todos.

Entorno adecuado:

Hoy en día al haber tantas empresas que trabajan remotamente, es usual ver que la comunicación no es tan clara cuando se trata de asuntos trascendentales en la empresa, por eso es necesario que, aunque sea esporádicamente, se reúna el líder y su equipo en espacios aptos, donde la interacción sea presencial y cuenten con los recursos necesarios para transmitir la información de manera asertiva. Por eso en SPACIO, ofrecemos las mejores oficinas para que puedan concretar esos negocios tan importantes en los espacios más cómodos por el tiempo que se requiera.

En conclusión, la comunicación asertiva y empática es una habilidad fundamental que todos, así no tengamos espíritu o cargo de líder, deberíamos desarrollar.

Explora más contenidos

consejos

10 podcast para tu negocio

Si eres de las personas que aprovecha cada minuto del tiempo para aprender y crecer, te hemos construido una lista con 10 podcasts donde tendrás