¿De dónde proviene la palabra emprendedor? | Oficinas virtuales Bogotá

¿De dónde proviene la palabra emprendedor?

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
La creación de empresa o iniciar un negocio es una idea que cada vez va creciendo en el pensamiento de las personas sobre todo con el objetivo de lograr ser independiente, además que es importante tener en cuenta la situación del país y los niveles de desempleo pues esto potencia aún más la idea de tener una estabilidad económica a través de un negocio propio, es por eso que  ‘emprendedor’ sea una de las palabras más escuchadas los últimos años, sin contar que muchas personas se catalogan como “emprendedores” pero ¿sabemos realmente lo qué es un emprendedor? Para poder entender mejor este término debemos partir en ¿qué es el emprendimiento? Este término tiene uso desde 1920 y a través de los años no ha cambiado su definición, según OBERLO, el emprendimiento es “la acción de crear un negocio y generar ganancias” es decir, de solo una idea crear un proyecto exitoso. A pesar de que pueda sonar sencillo, no lo es, es cierto que el emprendimiento genera muchas oportunidades y beneficios, pero también llegar a tener algunos riesgos:

Economía

La idea de crear negocio necesita de mucha planeación, además que hay varios factores financieros que entran en peligro: el hacer un proyecto poco viable y sin tanta investigación puede provocar la pérdida total del dinero invertido, se debe consultar muy bien si nuestro negocio puede tener futuro en el mercado y puede llegar a ser comercial.

Mala administración

Crear una empresa tiene más trabajo de lo que se cree, se necesita más que una buena idea sino una buena administración de ella, en necesario analizar el mercado, la competencia, los productos y muchas cosas más para así poder guiar la empresa en un buen camino.

Constante innovación

Si nuestro emprendimiento tuvo éxito en su inicio no debemos bajar la guardia, puede que nuestro proyecto se haya adoptado muy bien en las necesidades de los clientes, pero el mercado esta en constante innovación y si nosotros no lo hacemos alguien más lo va a hacer, afectando así a nuestro negocio.

Sin objetivos

Una empresa no va a tener futuro si no tiene definición de objetivos, ¿qué quieres lograr en un año? ¿Cómo vas a lograrlo? Este tipo de preguntas en mente puede ayudarte a tener más en claro lo que quieres lograr en tu empresa y hasta dónde quieres llevarla.

Experiencia de la competencia

Uno de los mayores riesgos para un emprendimiento es la competencia, es muy difícil competir contra empresas que llevan años de experiencia, tienen su público fidelizado y además conocen muy bien el mercado, piensa bien cuál será tu diferenciación.

Falta de publicidad

Tienes una excelente idea, los productos tienen un valor agregado, estás ubicado estratégicamente y cuentas con un buen personal profesional, pero, nadie te conoce, no tienes acción en redes sociales, no pagas publicidad, nadie consulta tu página web. Debemos reconocer la importancia del internet hoy en día, allí puedes encontrar una gran cantidad de público interesado ¡Toma ventaja de ello!

Teniendo en claro lo que es el emprendimiento y también sus riesgos, conozcamos al “emprendedor” es la persona intelectual de aquel emprendimiento, la creadora de la idea de negocio y quien vio la oportunidad de emprender. La palabra emprendedor, según Arantxa Azqueta Diaz de Alda, viene del francés entrepreneur, que actualmente significa empresario. Por lo cual, el ser emprendedor debe ser una persona innovadora y con mucha creatividad, además de tener una gran visión de las cosas para poder crear un negocio, personas sin miedo de salir de su zona de confort e intentar nuevas cosas, pero lo más importante, que sea un líder, una cualidad que necesita de mucho trabajo para poder guiar un grupo de personas. A pesar de ello, ¿por qué las personas se interesan en ser emprendedoras? ¿Qué motivos las llevan a crear un emprendimiento?

Horarios flexibles

La motivación principal para ser emprendedor es tener una “libertad horaria”, algunas personas no están conformes con seguir un horario de trabajo, esto está estrechamente relacionado con el siguiente ítem.

No tener una rutina

El tener un horario nos lleva inevitablemente a mantener una rutina diaria que puede llevarnos al aburrimiento pues es tener una vida de acciones repetitivas y de una vida casi controlada por otros; el emprendedor quiere salir de este ciclo y poder controlar sus horarios al gusto de él.

Superación

El sueño de muchos es tener su propia empresa y aunque requiera de mucho trabajo hacen todo lo posible para alcanzarlo, esa es una cualidad de los emprendedores: las ansían de lograr algo, de hacer algo trascendental en su vida y guiarlo.

Jefes

Esta es otra de las razones con más poder para emprender, no tener mandos de superioridad ni depender de alguien más para tu trabajo, además de probablemente coincidir con jefes que no valoran tu trabajo ni el esfuerzo que haces.

Salud mental

Muchas personas renuncian de su trabajo por estrés, problemas familiares que afectan su rendimiento en la empresa e incluso cargas excesivas de trabajo que no son remuneradas justamente, esto ocasiona que quieran crear su propio emprendimiento donde puedan encontrar una tranquilidad mental.

Creatividad

La creatividad causa ideas que potencialmente pueden ser un buen negocio, los emprendedores son personas que muchas veces tuvieron que esconder dicha creatividad para encajar en un trabajo, pero teniendo un negocio propio puede hacer uso de ella y aprovecharla al máximo.

De hecho, estos emprendedores tan creativos son aquellos que identifican fácilmente una oportunidad, por ejemplo, en Spacio Oficinas Virtuales saben que pueden encontrar comodidad y economía, algo esencial cuando estás iniciando en tu emprendimiento.

Explora más contenidos